Beneficios de la Terapia Ocupacional infantil en el desarrollo cognitivo y psicomotor

Terapia Ocupacional Infantil

Terapia ocupacional infantil

La capacidad de aprender, jugar, memorizar, razonar, entablar relaciones, comprender y utilizar el lenguaje son algunas de las habilidades que debe desarrollar un niño durante las etapas del desarrollo para lograr el máximo grado de independencia sobre el control de su cuerpo y emociones.

La terapia ocupacional infantil se encarga de evaluar las habilidades y las destrezas de un niño, para potenciar el desarrollo de las que se encuentren alteradas o ausentes (por una enfermedad, traumas físicos o psicológicos, disfunciones psicosociales, dificultades en el desarrollo o incluso pobreza) a fin de promover la independencia, la participación activa en un entorno social, prevenir discapacidades y mejorar la calidad de vida.

Los diagnósticos más frecuentes de pacientes que requieren terapia ocupacional infantil incluyen parálisis cerebral, trastornos del aprendizaje, retraso psicomotor, alteraciones en el desarrollo y atención, trastornos de conducta, trastornos del procesamiento sensorial, parálisis braquial obstétrica, síndrome de Down, espina bífida, distrofias musculares, entre muchos otros.

Para estos casos, la terapia ocupacional infantil ofrece actividades a través del juego que les ayudará a alcanzar un alto grado de autoestima y autorealización y se encarga de brindar prevención, diagnóstico y tratamiento en las diferentes áreas de la vida cotidiana: cuidado personal (alimentación, baño, higiene), productividad (tareas y actividades preescolares y escolares), juegos y ocio, incluyendo la adaptación y participación activa en entornos sociales.

¿Cuáles son los objetivos de la terapia ocupacional infantil?

El terapeuta tiene como objetivo abordar las limitaciones de cada individuo y favorecerá el desarrollo neurofisiológico, emocional, social y funcional, para prevenir y brindar manejo a individuos con discapacidad. Esta intervención tiene en cuenta dos aspectos importantes:

  • Individuo: se deben potenciar las actividades y ocupaciones diarias a través del juego como un método de aprendizaje, la lectoescritura, la higiene personal, las relaciones interpersonales, la alimentación; teniendo en cuenta las características, las necesidades y los intereses de cada niño.
  • Entorno: debe brindar un entorno seguro, accesible y familiar donde el niño pueda desenvolverse con total libertad. Asimismo es necesario asesorar a la familia sobre el manejo ante ciertos escenarios o circunstancias y sobre las herramientas que deben utilizar para eliminar o disminuir las posibles barreras que dificultan la autonomía del niño en su hogar.

¿Cuál es el plan de acción en terapia ocupacional infantil?

Consiste en la recogida de datos, valoración, interpretación de los resultados, planificación de los objetivos, intervención terapéutica individualizada y seguimiento, de los niños recién nacidos, lactantes y niños de más edades que presentan trastornos de conducta o aprendizaje, retraso, dificultad en su desarrollo, discapacidad o con enfermedades mucho más complejas.

Evaluación
Determina el grado de funcionamiento general y específico del niño teniendo en cuenta la condición física, mental y emocional. Durante el primer contacto con la familia, los padres manifiestan los antecedentes familiares y personales del paciente, las dificultades, limitaciones, preocupaciones y expectativas sobre su evolución. También se utilizan otras fuentes como los informes o exámenes de otros profesionales que brindaron manejo al niño (pediatras, psicólogo escolar, docentes, trabajadores sociales, fisioterapeutas, etc.).

Intervención y tratamiento
La intervención y tratamiento se planifica de acuerdo a las características, necesidades y objetivos de cada niño, para lograr mediante métodos como bobath (neurodesarrollo), integración sensorial, terapia de juego y psicomotricidad, los siguientes objetivos:

  • Adquirir habilidades y destrezas motoras, cognitivas y socioafectivas a través del juego.
  • Autonomía e independencia como vestirse o desvestirse, higiene personal, manejo de útiles escolares, alimentación y juegos, con el objetivo que el desarrollo personal sea lo suficientemente funcional.
  • Integración en un entorno social, de manera que pueda sentirse responsable de sus acciones.

Los programas de tratamiento son individualizados para cada paciente, y el número de sesiones que se realicen dependen de las características del niño, la gravedad de la enfermedad, la edad, el periodo de atención, etc. Por lo general, las sesiones oscilan entre 2 y 3 veces por semana, para niños menores de 3 años con una duración de 30 a 45min y niños mayores de 3 años de 50min.

Aunque el tratamiento es personalizado, en muchos casos se realizan sesiones en grupos provistos con espacios amplios, acogedores, adaptados a las necesidades de cada niño para favorecer un desempeño competente, mejorar el grado de autonomía y que facilitar la integración del niño en un entorno más cercano.

Si desea conocer más información sobre los beneficios de la terapia ocupacional infantil en el desarrollo cognitivo y psicomotor de los niños y cuáles aptitudes son necesarias para convertirse en un terapeuta ocupacional, no dude en visitarnos en nuestra página: www.ecr.edu.co/.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *