¿Por qué las empresas deben trabajar en la inclusión laboral de personas con discapacidad?

Inclusión laboral

 

Inclusión laboral de personas con discapacidad

De acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el mundo existen aproximadamente mil millones de personas con discapacidad (cerca del 15% de la población). De esa cantidad, el 80% tiene la edad para trabajar, sin embargo su derecho al trabajo digno no es respetado o es con frecuencia denegado.

Teniendo en cuenta lo anterior ha sido misión de la OIT y de la ONU, que todos los países desarrollen programas de inclusión laboral de personas con discapacidad para que este grupo no siga siendo rechazado y pueda tener una vida como la de cualquier persona sin discapacidad.

En Colombia y de acuerdo al último censo realizado por el DANE en el 2018, hay 3.134.037 personas con discapacidad, lo que representa un 7.1% de la población total. De ese número, 1.784.372 (4.07%) aseguraron tener dificultades en los niveles de severidad 1 o 2 establecidos por Washington Group.

Asimismo, el censo reveló que en el rango de 0 a 14 años, el 56.5% de las personas con discapacidad son hombres, mientras que de 15 años en adelante el porcentaje es mucho mayor en las mujeres: Entre los 15 y los 64 años el 52.3% son mujeres y entre los 65 en adelante alcanza el 57.5%.

Del total de personas con discapacidad en Colombia, el 46.3% de los hombres y el 31.5% de las mujeres reportaron estar trabajando. Sin embargo, esto evidencia que este grupo de personas tiene dificultades para el acceso e inclusión laboral frente a aquellas que no presentan discapacidad alguna.

Cabe destacar que Nariño es actualmente el departamento con más personas en esta condición con el 6.8%, seguido de Cauca (6.2%), Putumayo (6%), Huila (5.6%), Boyacá (5.4%) y Caldas (5.4%),

Llama la atención que de esos tres millones de personas con discapacidad, el 72.2% de los hombres no aportan a las pensiones, mientras que el 77.1% de las mujeres en esta condición no están cotizando, lo que evidencia que aún hace falta desarrollar programas sólidos de inclusión laboral de personas con discapacidad.

¿Por qué es importante la inclusión laboral de personas con discapacidad?

La inclusión de personas con discapacidad al mundo laboral es más que contratar sujetos que enfrentan esta situación. Cada individuo tiene sus propias cualidades y puede aportar diferentes cosas a una empresa, por lo que es importante tener diversidad entre el personal.

Un lugar de trabajo inclusivo valora a todos los empleados por sus fortalezas. Ofrece a los empleados con discapacidad, la misma oportunidad de tener éxito, aprender, recibir una compensación justa y avanzar. La verdadera inclusión se trata de abrazar la diferencia.

Pero no solo eso, las empresas que integren a sus equipos personas con discapacidades tienen un mejor acceso al talento y una mejor retención de los empleados.

Además, puede mejorar la moral y la cultura del lugar de trabajo, pues es enviar un mensaje importante sobre los valores de la empresa. Esto se debe en gran parte porque cada vez más son los empleados que se preocupan por la cultura laboral de su organización.

Otras ventajas de la inclusión laboral de personas con discapacidad en las empresas son:

  • Productividad: una vez en el trabajo adecuado, las personas con discapacidad se desempeñan tan bien como los demás empleados rompiendo así con el mito de que estas personas por su diversidad funcional no pueden realizar las mismas actividades que el resto de personas.
  • Mejora la imagen de la empresa: las personas con discapacidad establecen conexiones sólidas con los clientes y ayuda a construir la imagen de la empresa entre su personal, la comunidad y los clientes.
  • Impulsar la productividad y la creatividad: incluir personal con discapacidad en el lugar de trabajo es una forma segura de elevar los niveles de diversidad en el trabajo. Según Forbes, las empresas diversas tienen la capacidad de generar un 19% más de ingresos que sus contrapartes. Esto se debe a que asegura que existe una amplia gama de ideas, mentes y enfoques a los problemas y sus soluciones.Por ejemplo, a los empleados con discapacidad se les pueden ocurrir ideas sobre cómo hacer que uno de sus productos sea más inclusivo, lo que abre su negocio a un mercado completamente nuevo.Aparte de las ventajas anteriores, como hemos mencionado al principio, el empleo de personas con discapacidad es beneficioso para una mejor calidad de vida. Estas son algunas de las formas específicas en que encontrar un trabajo puede mejorar la vida de estas personas.

1. Beneficios financieros

Obviamente, encontrar un trabajo significa comenzar a ganar más dinero. Con eso, se puede obtener más independencia, seguridad y depender menos de la ayuda de otras personas. Con acceso a mejores finanzas, también se puede mejorar la vivienda o hacer adaptaciones especiales en el hogar, mejorar la situación familiar y tener acceso a una mejor salud física.

En resumen, habrá más oportunidades de adquirir las cosas que se desean o que necesitan para mejorar la calidad general y la comodidad de la vida.

2. Bienestar emocional

P ero no todo puede ser dinero, si bien es importante no es un factor que ayude a lo emocional como sería el caso de encontrar un trabajo. Mantener la mente ocupada trae beneficios emocionales por diferentes razones, por un lado la persona se sentirá útil e importante. También, cuanto más independiente se es, más capaz se sentirá.

¡Con un sentido de orgullo y logro viene una mentalidad más saludable!

Tener un trabajo al que ir puede marcar la diferencia entre despertarse sintiéndose aburrido, sin inspiración o deprimido, a estar feliz y positivo con respecto al día que está por delante.

La satisfacción de saber que está marcando una diferencia, ayudar a los demás y terminar el trabajo puede brindar una sensación real de logro que fortalece la confianza y la autoestima.

3. Mejora en habilidades y conocimientos

Con o sin discapacidad, trabajar siempre nos da la oportunidad de crecer en diferentes ámbitos de la vida. En este caso, las personas con limitaciones para el funcionamiento, al encontrar un trabajo no solo aumenta la experiencia, sino que también tiene la oportunidad de aprender nuevas habilidades y adquirir un mayor conocimiento.

Ya sea que se trate de un puesto de mayor jerarquía, convertirse en un experto en un campo o simplemente encontrar un lugar de trabajo gratificante y agradable para ser un miembro habitual del equipo, hacer nuevos amigos y participar en actividades y eventos en el lugar de trabajo.

¿Cómo crear un programa de inclusión laboral de personas con discapacidad?

Los empresarios tienen la idea de que implementar un programa de inclusión laboral de personas con discapacidad requiere de una alta inversión, pero no hay idea más lejana de la realidad que está.

Si bien hay que hacer algunas modificaciones físicas y tecnológicas al entorno laboral para que estas personas puedan acceder a su puesto de trabajo, como rampas en caso de que la persona presente limitaciones en la movilidad, el resto de adaptaciones irán más de acuerdo a las necesidades de cada persona.

En ese sentido, los empleadores deberían preguntar a los empleados que necesitan para comprometerse con su función en lugar de asumir el tipo de complejidades que enfrentan. Algunos empleados con discapacidad podrían, de hecho, necesitar el mismo nivel de apoyo que los empleados normales.

Algo importante es el trato, muchas veces se cae en el error de tratar a las personas con discapacidad de una manera diferente a los demás y esta postura puede parecer discriminatoria.

La verdad es que, al adoptar la diversidad funcional en el lugar de trabajo, los empleados con discapacidad no deberían recibir un trato de condescendencia. De hecho, podría resultar discriminatorio hacerlo. Todos los empleados deben ser tratados con el mismo nivel de respeto y deben tener el nivel apropiado de responsabilidad en función de las descripciones de sus funciones.

Se sugiere que en el diseño e implementación de este tipo de programas se incluya un profesional en Terapia Ocupacional. Esta profesión que busca promover la salud y bienestar a través de la ocupación puede ser una herramienta más que suficiente para que una empresa incluya en su personal, personas con discapacidad pues su tarea es que las personas participen y hagan parte de la comunidad laboral favoreciendo el desempeño, la productividad y la calidad de vida.

También facilita el desarrollo de proyectos y programas que favorezcan la participación e inclusión social que es indispensable para reducir la pobreza en el país.

Aunque en el país existen leyes y decretos que han permitido una mayor inclusión laboral de personas con discapacidad, aún falta mucho para que este grupo realmente haga parte de la sociedad.

Las empresas deberían considerar en contratar profesionales especializados en procesos de inclusión laboral. Conoce el nuevo diplomado en inclusión laboral de la ECR que ya tiene sus inscripciones abiertas: Diplomados en salud – Educación continua en salud ECR

Si te gustó este artículo, no olvides dejar tu comentario en el espacio al final de este texto.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *