¿Cómo tratar los trastornos neurológicos?

 

Trastornos neurológicos

 

La neurorehabilitación como tratamiento a los trastornos neurológicos

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define a los trastornos neurológicos como enfermedades del sistema nervioso central y periférico que afectan el cerebro, el sistema nervioso autónomo, la placa neuromuscular y los músculos. 

Algunos de los trastornos más conocidos son la epilepsia y el Alzheimer, enfermedades cerebrovasculares, migraña, cefaleas, esclerosis múltiple, Parkinson, infecciones neurológicas, tumores cerebrales, traumatismos craneoencefálicos y trastornos neurológicos causados por la desnutrición.   

Existen diferentes tipos de trastornos neurológicos, cada uno con signos y síntomas específicos que generalmente afectan los movimientos o los sentidos. Por lo general, las personas experimentan cambios en su capacidad para caminar, tragar, ver o escuchar. La gravedad de estos síntomas puede variar, pueden ser de corta o larga duración. 

Muchos de estos trastornos pueden desencadenarse por una reacción al estrés o a un traumatismo físico o psicológico, pero no siempre es así. Como mencionamos, los síntomas varían según el tipo de trastorno pero afectan el movimiento y el funcionamiento del cuerpo. Algunos de los síntomas y signos más comunes son: 

  • Debilidad o parálisis
  • Movimiento anormal, como temblores o dificultad para caminar
  • Pérdida de equilibrio
  • Dificultad para tragar o sensación de tener «un bulto en la garganta»
  • Convulsiones o episodios de temblores y una aparente pérdida del conocimiento (convulsiones no epilépticas)
  • Episodios de falta de reacción

En cuanto a los signos y síntomas de los sentidos podemos encontrar: 

  • Pérdida motora y pérdida de sensibilidad al tacto
  • Problemas del habla, como incapacidad para hablar o balbucear
  • Problemas de visión, como visión doble o ceguera
  • Problemas de audición como disminución o pérdida de la misma

Cabe resaltar que la no atención oportuna de estos trastornos neurológicos pueden generar una discapacidad importante y dar lugar a una mala calidad de vida. 

El tratamiento de estos trastornos neurológicos dependerán del tipo de trastorno, pero en general se realizan un tratamiento multidisciplinar y coordinado, desde la neurorehabilitación

 

¿Qué es la neurorehabilitación?

 

La neurorehabilitación es un proceso médico centrado en la recuperación del sistema nervioso en la que intervienen diferentes especialistas para que la persona afectada por algún trastorno neurológico pueda recuperar parte de las funciones perdidas por el trastorno. 

El objetivo de esta especialidad es estimular al sistema nervioso para que forme nuevas conexiones neuronales, influir positivamente en las aptitudes y actitudes de la persona afectada y su entorno. 

En el caso de las aptitudes lo que se busca es que la persona con discapacidad logre una autonomía que le permita tener una calidad de vida óptima. En cuanto a las actitudes se pretende que la persona restablezca su autoestima y que se adapte a la nueva situación para una una reinserción social activa y satisfactoria.

Para que la neurorehabilitación sea efectiva debe ser: 

  • Integral
  • Orientada al paciente e individualizada
  • Integradora
  • Participativa
  • Continuada
  • Resolutiva
  • Adaptable al entorno social

Por esta razón, la neurorehabilitación requiere de un equipo profesional altamente cualificado y con experiencia en la disciplina y en otras áreas como la fisioterapia, psicología, neurología, terapia ocupacional, entre otras. 

Estas ciencias se aplicarán dependiendo de las necesidades de cada paciente. La fisioterapia si el trastorno ha afectado el movimiento. En caso de que el habla o el tragar se vean afectados, la fonoaudiología puede ayudar a resolver estos inconvenientes. Esta disciplina estudia la comunicación humana y la discapacidad comunicativa que pueden surgir tras sufrir algún trastorno neurológico. Su intervención en este tipo de patologías pretende estimular las habilidades comunicativas, lingüísticas y deglutorias (ingesta del alimento), a través de técnicas que ayuden a mejorar la calidad de vida de los pacientes. 

Sin importar la edad, esta ciencia puede ayudar a la rehabilitación de diferentes alteraciones de la voz, audición, habla, lenguaje, aprendizaje y motricidad. Mejora y corrige deficiencias en el sistema orofacial (lengua, labios etc.), en el habla, masticación y deglución. También puede enseñar a la persona, con pérdida auditiva, a usar y manejar la audición que proporciona un audífono o implante ocular. 

Otras técnicas que pueden ser aplicadas son aquellas que ayuden a reducir el estrés, pues como mencionamos antes, algunos de los trastornos neurológicos pueden ser causados por esta enfermedad. 

Algunos métodos que los especialistas utilizan para controlarlo son la relajación muscular progresiva, ejercicios de respiración y actividades y ejercicios físicos. A un nivel más personal, el paciente puede escuchar música, hablar con otra persona o cambiar intencionalmente la manera de caminar o moverse.

 

Fisioterapia en Neurorehabilitación

 

Fisioterapia en neurorehabilitación

 

Existe una rama de la fisioterapia que busca darle tratamiento a los problemas motores y sensitivos relacionados con los trastornos neurológicos. Para ello, el especialista en esta área intervendrá por medio de ejercicios y técnicas rehabilitadoras con el objetivo de mejorar los aspectos físicos y los trastornos neurológicos

Deficiencias como alteración del tono muscular, poco equilibrio y coordinación, espasmos y temblores, pérdida de funciones y sensaciones disminuidas son algunas de las patologías que la fisioterapia puede ayudar a controlar. 

En cuanto a los síntomas cognitivos, la neurorehabilitación a través de la terapia ocupacional puede tratar los signos mediante una serie de técnicas que pretenden mejorar el bienestar y la salud de los pacientes. 

 

Estimulación cognitiva:

El objetivo de esta técnica es potencializar las capacidades preservadas para compensar las que están deterioradas a través de elementos audiovisuales como la música o fotografías para activar capacidades cognitivas como la memoria, la atención, la gnosis, la praxis, entre otras. Estas actividades pueden realizarse en grupo o individualmente.

 

Rehabilitación funcional:

Este método se utiliza para que el paciente recupere la movilidad funcional. Para ello el profesional somete a la persona a diferentes ejercicios que involucran peso, movilidad y agilidad con el objetivo de estimular la psicomotricidad y pueda dominar actividades básicas como comer, vestirse y usar el baño solos.

 

Estimulación neurosensorial:

Con esta técnica se busca favorecer el correcto desarrollo del sistema vestibular, propioceptivo y sensorial que está relacionado con el aprendizaje obtenido a partir de la niñez. Se trabaja sobre los sentidos y la información que recibimos de ellos. 

 

En otros casos, la terapia ocupacional puede aplicar técnicas para trabajar en la reeducación funcional en las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria (ABVD y AIVD), en la interacción y comunicación en la que se analiza la coherencia y fluidez verbal y el autoconocimiento emocional. 

La ansiedad, la depresión entre otras enfermedades de la salud mental pueden empeorar los síntomas de los trastornos neurológicos. Tratar estos trastornos por medio de un psicólogo favorece la recuperación del paciente y mejora la calidad de vida del mismo. 

En definitiva, tratar a tiempo estos trastornos e implementar una correcta neurorehabilitación, ayudará a la persona a tener un estilo de vida óptimo, desempeñar tareas cotidianas con normalidad y sentirse emocionalmente más activo. 

Si quieres conocer más sobre las disciplinas que pueden ayudar a la rehabilitación de personas con ciertas discapacidades, en la Escuela de Rehabilitación Colombiana encontrarás lo que necesitas. Visítanos en: Fisioterapia en Neurorehabilitación

 

Neurorehabilitación

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *