Luxación de tobillo ¿Cuándo debes ver a un fisioterapeuta?

Las luxaciones en el tobillo son lesiones muy comunes que pueden ser provocadas por cualquier movimiento que cause inestabilidad en las extremidades inferiores de una persona, ya sea que haya hecho un mal movimiento en un gimnasio o que haya pisado sin darse cuenta en pavimento irregular. Estas lesiones hacen que los ligamentos del tobillo se estiren demasiado y, en el peor de los casos, pueden ser la causa de esguinces o incluso de fracturas. En este artículo, en colaboración con 2×3, hablaremos de las luxaciones en el tobillo y te diremos cuándo debes asistir a un fisioterapeuta.

Síntomas de la luxación en el tobillo

Los síntomas más comunes de esta lesión son el dolor y la inflamación en el tobillo. Dependiendo de cómo se haya producido la luxación o el esguince, se verá más afectada la zona interna o la zona externa de la articulación.

Tratamiento a domicilio

Tradicionalmente, este tipo de lesiones son tratadas con hielo y antiinflamatorios, pero hay evidencia reciente que contradice esta práctica. Lo ideal, es descansar el tobillo y luego ejercitarlo con pequeños movimientos, siempre protegiéndolo de una lesión mayor. En estos casos es recomendable no asistir al gimnasio ni hacer deportes, para lograr una correcta recuperación. Con lesiones de tobillo más graves, es posible que el paciente necesite una bota ortopédica para permitir una curación adecuada.  En todos los casos es mejor consultar con médico para identificar el grado de lesión y las posibles consecuencias.

¿Cuándo asistir a un fisioterapeuta?

Los fisioterapeutas son los profesionales adecuados para evaluar las luxaciones de tobillo y asistir a los lesionados en el proceso de recuperación. A menudo, las imágenes de diagnóstico como rayos X o ultrasonidos son necesarias para la evaluación de este tipo de lesiones, y un fisioterapeuta las revisará en el momento de la evaluación.

Ya que las luxaciones o esguinces de tobillo son lesiones bastante recurrentes, generalmente es una buena idea consultar a un fisioterapeuta incluso si solo se trata de una lesión leve. Normalmente, los tratamientos de fisioterapia incluirán:

  • Control de la inflamación y el dolor
  • Recuperación de la movilidad articular.
  • Ejercicios de fortalecimiento.
  • Prescripción de ejercicio progresivo
  • Entrenamiento del balance y el equilibrio.
  • Educación sobre soportes ortopédicos y vendajes de ser necesario.

Dependiendo de la gravedad de la lesión, el fisioterapeuta podrá hacer que el paciente avance a través de las diversas etapas de recuperación y le informará cuánto tiempo debe transcurrir para que regrese a sus actividades habituales. Aunque las luxaciones y esguinces de tobillo son comunes y en la mayoría de los casos son reparadas por completo, se ha demostrado que la rehabilitación adecuada disminuye las posibilidades de tener problemas en el futuro.


Fisioterapia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *